Vía ferrata | Canal del Mejillón

Comentario escrito por   Jorge » hace 2 años

Realizada ayer sábado 13 de mayo de 2017, de subida. Todo en perfecto estado.
La de ayer fue la séptima vez que subía esta canal equipada, y quizá fue la última. Ya estoy un poco viejo para esto. En todo caso no volveré a escribir ningún comentario sobre la canal del Mejillón, así que aprovecharé éste para dar algún consejo a esa persona inquieta que acude a esta excelente web en busca de orientación. Después de subirla siete veces (de las cuales cinco han sido en solitario, y una de las veces que iba solo, la subí de noche) mi experiencia es ésta:
Primero diré que no soy escalador, sólo un tipo que acude al gimnasio con regularidad y al que le apasiona la montaña. Nunca he utilizado estribos. Simplemente una daisy y un aro, o dos cabos de anclaje de cordino pasado por el anillo ventral del arnés con un nudo de alondra.
Hay tres puntos clave en la canal: el agujero, el paso desplomado con flanqueo a la izquierda y la acumulación de cadenas.
El agujero: nos lo encontramos después del tramo inicial. La mejor manera de superarlo es encarado hacia él. Me aseguro con una daisy y un mosquetón de seguridad a la cadena superior. Pie izquierdo sobre la cadena baja que queda a nuestra izquierda; nos apoyamos en ella, agarramos la cadena superior con las manos y nos alzamos. Ahora colocamos el pie derecho en la pared de la derecha. Yo mido 1'76 y no tengo la flexibilidad de Jean-Claude Van Damme, se puede hacer. A partir de ahí, pie izquierdo en la pared de la izquierda y subimos por oposición con pies, y nos ayudamos con las manos, que van progresando por la cadena superior. Cuando lo veamos viable apoyamos el pie derecho en la cadena superior y ya tendremos medio cuerpo en el otro lado del agujero. Ahora es cuestión de hacer un mínimo de fuerza de brazos. Si lleváis mochila, no pasará por el agujero. Os la sacáis, cogéis un mosquetón y lo pasáis por la cadena superior y el asa de la mochila; un extremo del cordino al mosquetón, y el otro a vuestro arnés. Cuando hayáis pasado el agujero tiráis del cordino y recuperáis la mochila.
El paso desplomado con flanqueo lateral. Para mí el paso estrella de la canal. La primera vez que lo vi me pareció infranqueable. Iba con David y lo evitamos por un escape (rampa de roca descompuesta y tierra suelta que sube a la derecha, poco técnico pero peligroso). De las siete veces, lo he utilizado dos: la primera, y la vez que subí de noche en solitario.
La diferencia entre superar este formidable paso y salir por el escape es más que notable, tanto a nivel físico como mental. Y la diferencia entre superarlo del tirón o descansando en mitad del recorrido colgado de la daisy o el cabo de anclaje es abismal. Ayer lo hice del tirón y me quedé sin pilas. Valga decir que sólo lo he completado del tirón dos veces.
Bien, vale la pena descansar un poco antes de acometer este tramo. Una vez que empezamos, hay que ir con decisión. Yo no usaría aquí el disipador: si te quedas colgando del elástico te costará agarrarte de nuevo a la cadena. Mejor una daisy chain (de ésas que parecen una cadena)y un aro o anillo cosido, o dos anillos de diferente longitud, o un cordino de tres metros como cabos de anclaje, dejando el de la izquierda más largo que el de la derecha. El cabo más largo (izquierda) vas a colocarlo lo más alejado posible en la cadena. El de la derecha, si es posible, después del primer bucle de cadena (y así te ahorras un cambio). Ahora se trata de agarrar la cadena con fuerza y subir los pies y el culo de tal manera que si te vieran de perfil parecerías una U puesta de lado. Fundamental que las zapatillas que llevéis tengan buen agarre (y suelas sin barro). Se trata de hacer los cambios de mosquetón con rapidez y buscar lo antes posible la cadena vertical. Una vez ahí, y superado el primer metro, apoyar el pie derecho en la cadena horizontal (metiendo la puntera entre la pared y la cadena) y el izquierdo en algún resalte de la pared (mínimo pero existente). Subís un poco más y ya podéis apoyar la espalda en la roca que antes quedaba sobre nuestra cabeza. A partir de ese punto la cosa se suaviza y ya estáis casi arriba. Lanzar un alarido de triunfo al llegar al final de ese paso me parece obligado.
Acumulación de cadenas. Dependerá de cada uno, pero el factor resistencia se dejará notar antes o después. Tomarse un respiro entre tramo y tramo (como si se tratase de una serie en el gimnasio), o tener cierta preparación física es fundamental, no sólo para llegar arriba, sino para no hacerse daño. Después del tramo estrella uno se relaja y entonces vienen los resbalones en esas cadenas que están chupadas.
Para finalizar, hay que mirar con respeto a la canal del Mejillón. Es dura y peligrosa, pero también muy bella. Nos pondrá a prueba y nos permitirá disfrutar de un entorno privilegiado, y al mismo tiempo sentirnos VIVOS.
Gracias a Joaquín Olmo y a todo el equipo de JOM por abrirnos esta puerta.

ANÚNCIATE AQUÍ

ANÚNCIATE AQUÍ

Comentarios

Suscríbete
Canal del Mejillón

Todo los comentarios de todas las rutas

Suscríbete
Todas las rutas