Vía ferrata | Cinglera del Resistent

Comentario escrito por   Jorge » hace 5 años

El cielo de esta mañana tenía el color de los sueños. Con ese azul en lo alto era imposible quedarse en casa, así que decidí que había llegado el momento de atacar el Súper Techo. Tenía la espina clavada desde el 5 de septiembre pasado, cuando recibí una magistral lección de humildad.
Cuando he llegado hoy había una pareja joven bajo el Techo, una suerte para mí, pues no es lo mismo intentar estas cosas en solitario que con calor humano.
Bien, al grano: el Súper Techo ha pasado de ser un temible Leviatán a transformarse en un delfín dócil y afable. Cierto que la otra vez había completado previamente el resto de la ferrata y hoy venía fresco como una rosa. También he decidido cambiar mis gruesas botas de montaña por unos pies de gato, muy útiles para el cambio de mosquetones porque, al ser más finos, puedes introducir los pies entre las grapas y la pared cuando la inclinación se pone peligrosa (imposible con las botas), lo que supone un plus de equilibrio y una descarga para los antebrazos.
Después de superar el Súper Techo y rapelar gracias a la cuerda que había instalado la pareja de jóvenes ferrateros, yo ya estaba dispuesto a volver a casa con mi trofeo bajo el brazo, pero Marta y Carlos me han animado a probar suerte con el otro techo, más corto pero horizontal. Embriagado por el éxito no me lo he pensado dos veces (no parecia un reto tan formidable), pero ya no estaba tan fresco y he tenido que usar la baga de descanso dos veces (que esto quede entre nosotros).
En fin, una gozada de ferrata y un lifting para el ánimo. Creo que hasta he rejuvenecido y todo (de espíritu).
Una felicitación para el equipador por esta maravilla, y un enorme agradecimiento a Marta y Carlos por el soporte, las fotos y esa camaradería que sólo se da en la montaña.

ANÚNCIATE AQUÍ

ANÚNCIATE AQUÍ

Comentarios

Suscríbete
Cinglera del Resistent

Todo los comentarios de todas las rutas

Suscríbete
Todas las rutas