Sacs

  Monikay » Hace 1 año

Una de esas ferratas en las que hace falta resistencia aeróbica. La verdad es que el tramo de placas tumbadas te deja sin aliento. Nosotros lo hicimos a las siete de la tarde y acabamos deshidratados (y eso que a esa hora ya no da el sol en la pared). Totalmente de acuerdo con deandar: guantes obligatorios si no queréis dejaros la piel con la línea de vida subiendo las placas.
Una vez que empieza la verticalidad la ferrata se pone divertida y en ocasiones exigente. A nuestro parecer se merece un K4 más que un K3 (su vecina, la vía ferrata del Castellaso, o las Rocas de Empalomar están calificadas como K3 y son mucho más fáciles que ésta).
Un apunte sobre la bajada por el camino señalizado con puntos amarillos y rojos: al final del camino, debido a una crecida del río, se ha producido un corrimiento de tierra y el camino se corta. Con un poco de cuidado no es difícil bajar entre las rocas hasta el camino que se ve unos metros más abajo (muy cerca ya de la central).

ANÚNCIATE AQUÍ

ANÚNCIATE AQUÍ

Comentarios

Suscríbete a los comentarios
Sacs

Comentarios general

Suscríbete a todos los comentarios
Todas la rutas