Vía ferrata | Canal del Mejillón

Comentario escrito por   Iván » hace 4 años

Hola amigos, os explico:

Junto a un compañero hemos realizado varias veces las vías ferratas calificadas como más "difíciles". Somos una buena cordada, cosa que se debe tener muy en cuenta cuando se va al monte; tener confianza en QUIEN vaya contigo a realizar cualquier actividad, pues para nuestro entender se debe pasar el mínimo tiempo posible expuesto al riesgo, y cuando existe complicidad y confianza las cosas salen más fluidas y mucho más rápidas. Por supuesto que se debe andar dentro de los baremos de cada uno, nunca sobrevalorarse ni menospreciarse.
Nuestra experiencia en la Canal del Mejillón es esta:
Siempre la hemos realizado sin cuerdas ni estribos, intentando llevar el menos peso posible. Siempre dentro de la seguridad personal, y así pasar el menos tiempo posible expuestos al riesgo. Vuelvo a aclarar que cada uno debe saber en qué baremo anda.
El primer tramo de vía es el ejemplo perfecto de lo que es esta canal: exigencia física y cierta precariedad; del nivel de exigencia que demanda y del material que nos vamos a encontrar. Si se tienen dudas al subir este primer tramo es mejor darse media vuelta y realizar la Teresina que está tan sólo a unos metros.
El hecho de que este tramo sea tan angosto es lo que nos va ayudar a subir. La roca puede estar mojada, pero colocados de cara a la pared, subiendo por la cadena, y haciendo oposición con la espalda contra la pared, el cansancio de brazos es mucho menor y se puede subir de una forma ágil, sutil y rápida. Hay buenos pies. Justo el paso siguiente de este tramo es uno de lo más críticos y psicológicos. Es un hueco por el que una persona excesivamente grande o excesivamente equipada no pasa. Además de la exigencia propia del paso. Nosotros siempre lo hemos realizado de la misma manera: cogiendo la cadena, subiendo nuestro cuerpo a pulso y de una forma rápida colocando los pies en la misma pared de la cadena, dejando así el cuerpo horizontal al suelo y al vacío que tenemos debajo. Subimos así todo lo posible hasta apoyar la espalda en la roca que nos queda detrás y en la entrada del hueco, anclándonos con los pies, siguiendo con la posición horizontal del cuerpo. Rápidamente hay que subir los pies, realizar otro impulso de brazos y pasar por el hueco. Para nuestra opinión, la exigencia física de este paso no es tanta, simplemente la postura horizontal con la que entramos en el hueco es el grado psicológico que puede hacer dudar, pero la exigencia de brazos no es desproporcionada.
Seguiremos subiendo por la Canal, realizando distintos pasos no excesivamente difíciles pero si exigentes, sin más material en la vía que la cadena. Nosotros realizamos estos pasos sin utilizar ningún tipo de material, sin atarnos a la cadena y de una forma rápida y directa. Siempre seleccionando bien los pies y haciendo un buen trabajo de brazos, nunca sobrevalorándonos, nunca pasando la barrera de la imprudencia; con una buena forma física y confianza, estos pasos intermedios se pueden realizar sin atar sin problemas.
Llegamos quizá al tramo más exigente. Siempre lo hemos realizado sin cuerdas ni estribos. Es una pared levemente desplomada, con un inicio lateral de la cadena sin prácticamente pies, y posteriormente la cadena sube verticalmente, también sin prácticamente pies. La pared es bastante lisa, está húmeda y mojada. La exigencia de brazos es muy alta. Al ser lateral el inicio, hay que subir siempre bajando el centro de gravedad, es decir, desplazándonos con el "culo" bien abajo, ya que así minimizamos el esfuerzo de brazos y conseguimos llegar al paso vertical con energía. Hay que realizar los cambios rápidamente. Cuando encaramos el tramo vertical no queda otra que subir a pulso buscando los pocos pies que podamos, pero es importante saber si se dispone de la fuerza-resistencia necesaria para subir. Una vez superado el tramo vertical, accedemos a la parte de arriba de la pared y el tramo se acaba. El trabajo físico es grande, por eso hay que intentar minimizar el esfuerza con una buena técnica y subir de una forma rápida y ágil. Si no se puede subir este tramo, justo al lado, por detrás de la pared, hay una escapatoria. Sin embargo, es un tramo peligroso, pues no hay ninguna cuerda ni cadena, y se sube por un trozo vertical de tierra y piedra quebradiza. Por otro lado, el nivel físico de este tramo no es alto, es más el peligro que comporta.
Los tramos que vienen después son como los tramos intermedios, sin mucha dificultad técnica pero exigentes.

Aclarar que cada uno debe saber qué capacidades tiene, cómo subir y qué material necesita para ello, y nunca comprometer a sí mismo ni a nadie.
Si buscamos exigencia física es una vía donde poder encontrarla, más allá de las calificaciones que se la atribuyan, más allá de si es un K5 o un K6, hay que recordar que primero está el monte y después las calificaciones.
Para nosotros, si se tiene una buena forma física, tramos muy difíciles sólo hay realmente uno, la pared levemente desplomada. El resto se puede realizar sin problemas, siempre que se disponga de un BUENA FORMA FÍSICA.
Decir que es extremadamente dura y peligrosa no es exacto, ya que siempre depende de las condiciones de cada uno. Decir que es fácil y que no comporta exigencia ni peligro tampoco es exacto, es una vía con material precario y para personas con experiencia y buena forma física. No es una vía para iniciados. Hay que respetar al monte y entender lo que comporta cada una de sus partes.

Pero, por encima de todo, es una vía difícil, característica y excesivamente bonita.

Un saludo para todos y abrazos!
Nos vemos en el monte!



ANÚNCIATE AQUÍ

ANÚNCIATE AQUÍ

Comentarios

Suscríbete
Canal del Mejillón

Todo los comentarios de todas las rutas

Suscríbete
Todas las rutas