Que debemos exigirle a una vía ferrata

Lo principal, que tenemos permiso para hacerla y que podemos recorrerla con seguridad.

Seguridad
Escrito hace 4 años   pablo.calculamos
Carteles indicativos  a la entrada de la vía ferrata andorrana del Roc de la Coma Erts / Blog · Que debemos exigirle a una vía ferrata
Cartel indicativo de las vías cable de Canillo / Blog · Que debemos exigirle a una vía ferrata Cartel indicativo de la vía ferrata de las Agujas de las Alhambras / Blog · Que debemos exigirle a una vía ferrata Cartel indicativo de la vía ferrata de Coumély  / Blog · Que debemos exigirle a una vía ferrata

Aunque la tendencia sería a pensar que uno puede meterse donde le de la gana (faltaría más) hay una única cosa que deberíamos exigirle a una vía ferrata antes de hacerla (es muy fácil exigir a posteriori, cuando hayan llegado los problemas): Que podamos hacerla en condiciones de seguridad.

Diríamos que esto siempre es así, pero no.

Que podemos hacerla porque tenemos permiso para hacerla.

Esto supone que el dueño del terreno donde está la vía sabe que el equipamiento existe y está de acuerdo en que la gente (nosotros en concreto) lo usemos.
Ya ha habido casos en los que un propietario ha exigido el desequipamiento de la instalación, y si está ya muy harto (o es de natural litigante) igual os manda a la benemérita.
O puede que su uso esté legalmente restringido (por reproducción del quebrantahuesos, por ejemplo) en unas fechas, o que el propietario o el explotador de la instalación haya decidido -por unas causas u otras- prohibir su uso temporalmente.
Se nos pueden ocurrir doscientos motivos (imaginen que está pendiente de una reconstrucción de hechos por parte del juzgado en un accidente, tipo CSI).

Cartel indicativo de la vía ferrata de Coumély

De entrada si acudimos a una vía ferrata no tendríamos que estar consultando en catastro, estudiando ornitología o pidiendo autorizaciones; que la ferrata tiene todos los papeles es algo que se da por supuesto.

Si se da alguna de estas situaciones debe hacerse constar claramente al inicio del recorrido, de forma que no se nos pueda reprochar nada (legalmente) por hacer un uso adecuado de la instalación.

Lo otro es hacerla en condiciones de seguridad.

Implicaría simplemente que los elementos instalados cumplan con la seguridad que se les supone:

  1. Que el cable no se va a romper.
  2. Que los tensores no se van a soltar.
  3. Que los sujetacables sujetan los cables (parece broma, sí, pero ya vamos hablando del tema).
  4. Que las ayudas a la progresión (grapas, clavos, etc) están fijas al terreno.
  5. Que si me caigo la línea de vida va a parar mi caída (antes de que llegue al suelo).
  6. Y que los elementos donde se espera que apoye los pies van a soportar que esté de pie sobre ellos.

Creo que no es mucho suponer, vamos.
E igual que antes, si alguno de estos puntos no se cumple, debería aparecer indicado al inicio del recorrido de modo que quien comienza asume ese plus de riesgo con el conocimiento necesario.

Porque no está de más recordar que cuando algún cartel de vía nos dice: "Usted asume personalmente todos los riesgos y responsabilidades por cualquier daño que pueda producirse, si no está dispuesto a asumirlos NO utilice esta instalación ", no deberíamos incluir los de la lista anterior.

Cartel indicativo de las vías cable de Canillo

Ya sé que algunos propietarios (estoy pensando en ayuntamientos concretos) creen que poniendo eso se lavan las manos, y que si hay un accidente por que se han ahorrado el dinero del proyecto y lo han montado 'a ojo' o porque han priorizado unas vaquillas en fiestas sobre contratar el mantenimiento de la ferrata, entonces también es culpa tuya.

Si yo asumo los riesgos "de serie" en una ferrata, estos NO son que las grapas se puedan soltar con la mano, o que falten 20 m. de línea de vida en una travesía con 300 m. de patio.

Pero todo esto ¿a quien se lo exigimos?.

Una parte del problema (no toda ni mucho menos) es que existen ferratas "huérfanas", no porque no se sepa quién las ha equipado si no porque no hay nadie que se haga responsable de ellas, de asegurar a quien quiera disfrutarlas "que podemos hacerla en condiciones de seguridad".
Que cada uno piense en la ferrata que más suele hacer....¿y de quién es?

Aquí en Aragón la gran mayoría son de los ayuntamientos o de las comarcas; a menudo las han pagado ellos y son ellos los que corren con la cuenta del mantenimiento, aunque por desconocimiento o por falta de medios ese mantenimiento no es suficiente para dar las "condiciones de seguridad".

Cartel indicativo de la vía ferrata de las Agujas de las Alhambras

Pero por todo el país (y en los vecinos) hay vías equipadas ad honorem por aficionados que no tienen los medios para dar ese mantenimiento. Se sabe que Fulano y Mengano han montado la ferrata Tal en las paredes de Cual, pero el día que el cable se rompa, que una grapa se doble, o que un puente se destense ¿irán Fulano o Mengano a arreglarlo? ¿pondrán un cartel en el inicio?.
Es probable que Fulano y Mengano hicieran un esfuerzo importante para equiparla, y que 10 años después no tengan dinero, tiempo ni ganas para subir cada 3-4 meses a echar un ojo y fabricar un cartel si ven algo raro.

Así que lo primero que tendríamos que mirar es que la vía tenga "dueño"; uno a quien avisar si algo flojea, o a quien remitir si nos piden explicaciones.
Es hacer una llamada al ayuntamiento donde esté la vía (o si en deandar hay un teléfono de quien la explote) a preguntarlo un par de días antes de ir: "Oiga, ¿la vía Tal esta bien? ¿quien lleva eso?".
Y a ver que nos dicen.

Ahora bien: Bajo mi punto de vista en el momento en que un profesional (empresa de aventura, guía, etc) mete un cliente en una vía, es él el que asume las responsabilidades, dado que se le suponen tanto el conocimiento del estado de la vía como la capacidad para valorar si se dan las condiciones de seguridad suficientes.

Las vías ferratas que sueles hacer ¿tienen 'dueño'?

ANÚNCIATE AQUÍ

Comentarios

ANÚNCIATE AQUÍ

Deja un comentario